Ahome, Culiacán, Guasave y Mazatlán sumaron más de mil facturas fantasma

Ahome, Culiacán, Guasave y Mazatlán sumaron más de mil facturas fantasma
Nota por: Miriam Ramírez / Iniciativa Sinaloa, A.C.

Los cuatro municipios más grandes de Sinaloa: Culiacán, Mazatlán, Ahome y Guasave contrataron 162 millones 362 mil pesos con 92 empresas fantasma boletinadas por el Servicio de Administración Tributaría por simular operaciones fiscales inexistentes.

En Culiacán con los ex alcaldes Sergio Torres Felix y Jesús Antonio Valdez Palazuelos; En Mazatlán; Carlos Felton González y Fernando Pucheta Sánchez; En Ahome, Arturo Duarte García y en Guasave con Armando Leyson Castro. Se trata de mil 238 facturas por servicios erogados por seis administraciones municipales en un periodo entre 2014 y 2018

Los servicios facturados van desde obras públicas, medicamentos, asesorías jurídicas y contables, cursos de capacitación, desarrollo de estrategias turísticas, renta de mobiliario, arrendamiento de maquinarias, producción de eventos y hasta el equipamiento para policías como chalecos blindados y equipo táctico.

En los cuatro municipios operó la misma red de compañías relacionadas entre sí por sus accionistas, notarios, domicilios y fechas de creación que también se detectaron en el gobierno estatal de Mario López Valdez y en la 51 legislatura del Congreso local, un periodo ocurrido entre 2014 a 2016.

De entre los cuatro municipios destaca Mazatlán por concentrar poco más de 33 por ciento de los recursos, unos 54 millones 624 mil pesos facturados por 14 empresas fantasma entre 2014 y 2018.

Pero fue en la administración de Felton González que los recursos se concentraron en una sola empresa: Proyectos y servicios constructivos IGLA SA de CV, la cual facturó 34 millones de pesos en sólo dos años. Esta empresa concentra el mayor monto de entre cientos de compañías que le facturaron a los cuatro municipios, al congreso local y al gobierno del Estado.

En Mazatlán se encontraron facturas de pavimentaciones, infraestructura hidráulica, equipo táctico para policías, medicinas y un proyecto para desarrollo turístico, entre otras.

Destacan 19 facturas por 18 millones 220 mil pesos por trabajos de remodelación del Parque Martiniano Carvajal, emitidas entre mayo a diciembre de 2015 y octubre 2016 por la empresa Proyectos y servicios constructivos IGLA.

De acuerdo con notas periodísticas de la época, esta fue una obra polémica que se retrasó por meses y fue cuestionada por regidores de oposición quienes alegaron costos inflados en el contrato. El 14 de mayo de 2016, los regidores Esperanza Kazuga, Humberto Becerra y Jorge Rodríguez Pasos partieron un pastel en el lugar parodiando el primer aniversario de la obra inconclusa, según documentaron medios locales.

La empresa contratada para la obra, Proyectos y Servicios Constructivos Igla también facturó la construcción de gimnasios en las colonias Toro, Los Sauces, Esmeralda y Terranova, así como un polideportivo en Villa Unión.

A finales de 2017, el SAT comenzó a investigar a la constructora con domicilio en Culiacán, Sinaloa y para octubre de 2018 fue incluida la lista definitiva de contribuyentes que simulan operaciones fiscales.

Otras facturas pagadas por el ayuntamiento de Mazatlán son por la compra de rodilleras, coderas, short y tenis tácticos, equipo de radiocomunicación y forros de chalecos balísticos para la Secretaria de Seguridad Pública por un monto total de 1 millón 883 mil pesos.

Las cinco facturas fueron emitidas entre el 1 y el 30 noviembre de 2015 y el 29 de febrero de 2016 por Verkope Calidad Comercial, una compañía contratada también por el gobierno estatal en el periodo de Mario López Valdez y que pertenece a una red de empresas que comparten domicilios, accionistas y fechas de creación.

Otra de las empresas que conforma la misma red de Verkope Calidad Comercial es Grupo Soluciones Versin pero a esta compañía se le contrató para desarrollar una estrategia de desarrollo turístico y capacitaciones para fortalecer un icono turístico: Las pulmonías.

En suma, Grupo Soluciones Versin emitió cuatro facturas entre 5 y 19 de noviembre de 2015 por 4 millones 134 mil pesos.

En Culiacán, la mayoría de las facturas también se concentran en una sola administración, la de Sergio Torres Felix, que sumó casi 38 millones de pesos en servicios con 41 empresas boletinadas por el SAT, principalmente consultorías y asesorías.

La práctica disminuyó drásticamente en el periodo de su sucesor, Jesús Valdez Palazuelos, pues apenas se encontraron 80 facturas por unos 200 mil pesos.

En la administración de Torres Felix destacan compras de equipo táctico para policías, un diagnóstico del sistema de recaudación de impuestos, pavimentaciones, asesorías y consultorías.

La empresa Armonk Consultores emitió 73 facturas por nueve millones 685 mil pesos entre febrero de 2014 hasta marzo de 2016, por servicios como asesoría en contabilidad gubernamental, gestión de recursos y la aplicación del reglamento del bando de policía y buen gobierno.

A la empresa Ideaban se le destinaron seis millones 658 mil pesos por proveer de chamarras y cachuchas para policías, así como alcoholímetros.

A la compañía Pacific Wap se le pagaron nueve facturas entre marzo y noviembre de 2015 por cinco millones 241 mil pesos por procesos de digitalización y un diagnóstico del software de ingresos municipales.

En noviembre de 2019, el ciudadano y activista Ernesto Saldaña interpuso una denuncia ante el Órgano Interno de Control del Ayuntamiento de Culiacán para que se investigara a la empresa Pacific Wap por considerar que reunía todas las características de una empresa facturera.

En Guasave y Ahome, la práctica sólo se detectó en las administraciones que transcurrieron entre 2014 y 2017.

En el primer municipio, gobernado en ese momento por Armando Leyson Castro, se encontraron facturas por un total de 37 millones y medio de pesos.

La mitad de esos recursos, unos 18 millones 935 mil pesos se concentraron en 15 empresas que forman parte de la misma red ya anteriormente señalada, que comparten accionistas, domicilios, fechas de creación y notarios.

Las contrataciones corresponden a servicios de compra de uniformes, cursos de prevención social de la violencia, obras públicas, renta de equipo para eventos, materiales para construcción, entre otros.

Mientras que en Ahome, con el ex alcalde, Arturo Duarte García, se detectaron servicios contratados por 32 millones de pesos.

Los gastos principales que destacan son por asesorías contables, servicios jurídicos y legales, servicios de alimentación para funcionarios en eventos y compra de medicamentos.

Unos 6 millones 153 mil pesos se los llevó la empresa Construadvance Internacional que facturó material para construcción como grava y mezcla asfáltica y señalamientos viales para identificar calles y colonias.

Como parte del proceso de documentación para este trabajo se buscó a los ex alcaldes de Culiacán, Mazatlán, Ahome y Guasave para incluir su postura al respecto.

Sin embargo, sólo hubo respuesta en el caso del ex alcalde de Culiacán, Sergio Torres Felix y el ex alcalde de Guasave, Armando Leyson Castro.

Ambos solicitaron información a detalle sobre las empresas señaladas y los montos contratados en los periodos que les correspondieron a sus administraciones, la cual se les proporcionó en un documento Excel.

Además, a los ex alcaldes se les envió un cuestionario en el que se les pedía responder por qué ocurrió la contratación de empresas fantasmas durante su administración.

¿Garantiza que los servicios prestados por estas empresas se realizaron?, ¿realmente existieron?

¿Durante su administración se realizó alguna investigación interna para sancionar o prevenir este tipo de contrataciones?

Hasta el cierre de esta investigación, ninguno de los ex alcaldes consultados brindó una respuesta.